business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Septiembre 2007 Archives

Stats vs Probis

| No Comments

En Pretéritus, Reino del Pasado, habita Stats, Dios Supremo de Todo lo Acontecido, Quien Domina todos los Datos, toda la Información de lo Sucedido, hasta el más mínimo Detalle. La Seguridad y la Certeza son sus principales Emblemas.

En el otro Extremo, en Zukunft, encontramos a Probis, Diosa de Todo lo Posible, lo que está por Ocurrir. La Reina de la Inexactitud y del Azar, del Juego y del Riesgo.

A las súplicas nuestras atendiendo Ambos están. Probis siempre nos anima a seguir luchando, a seguir apostando por esos números que Stats casi nos convence de que son absolutamente inútiles para poder dejar nuestro puesto de trabajo, Corte-de-mangas-al-jefe mediante.

Stats nos desalienta. En cambio, Probis nos ilusiona, mínimamente porque su corazón matemático le hace ser realista, a la sazón pesimista, pero mantiene en nosotros la llama de la esperanza.

La perseverancia de Probis se pone a prueba cuando Azarius, esa Entidad burlona e invisible que selecciona las bolas del bombo, se apiada de nosotros y nos concede un premio gratificante pero insuficiente. En ese momento, Stats se torna Poderoso, reafirmando lo que su Experiencia ha establecido. Y la pobre Probis debe redoblar sus esfuerzos porque, aunque su Teoría no ha perdido vigencia en absoluto, la presión de los Argumentos de Stats, que enuncian que Azarius no volverá a acordarse de nosotros, le resulta contundente en exceso.

Scolymus

| No Comments

scolymus.jpg

El duendecillo más travieso de Telesforia se puede encontrar en la Cueva de Retro, al norte de la región. Es único en su especie; la leyenda dice que nació de las vísceras de una Zarigüeya que murió después de tres noches de agonía tras intoxicarse con un membrillo en mal estado. Scolymus, que así se llama el engendro, sobrevivió los primeros años de su existencia gracias a los restos del cádaver de su madre y del membrillo corrupto a medio masticar.

Su fisonomía también es ciertamente particular. Su diminuta estatura está cubierta casi en su totalidad por unas amplias escamas verdes y rugosas. Sin embargo, es capaz de mutar su aspecto y adoptar la forma de un calabacín o de un Tetra Brik de vino blanco barato.

Como era de esperar, la actividad que le ocupa la mayor parte del tiempo son las crueles gamberradas que dedica a sus archienemigos, los Trolls Bizcos; desde sandías rancias pintadas como si fueran rocas a soltarles los más feroces ejemplares de Gnomos Rabiosos en sus cuevas mientras duermen. Por suerte para él, Scolymus es extremadamente ágil, circunstancia que, unido a la laberíntica disposición de la Cueva de Retro, hace que resulte muy difícil de atrapar.

A lo único que Scolymus respeta, más por terror que por admiración, es a Botrytis, un Goblin de la Raza de los Mastuerzos, desterrado de su pueblo por un crimen que no cometió y que ahora vive en las raíces de un roble subsistiendo a base de uñas de Gnomos Rabiosos.

Death Proof

| No Comments

Justo en una peli con coches como protagonistas, Tarantino se ha quedado sin gasolina. Death Proof, como ustedes sabrán, consiste en el 50% de un proyecto medio frívolo medio nostálgico junto a su inseparable Robert Rodríguez llamado Grindhouse.

Sobre el acierto del proyecto tengo sentimientos contradictorios. Por una parte, todas las ideas originales y atrevidas, aquéllas que rompen con los cánones hollywoodienses, me parecen interesantes. Y, sin duda, Tarantino y Rodríguez hacen gala de las gónadas suficientes para llevarlas a cabo. No obstante, no nos engañemos, por muy enormes que sean las dimensiones testiculares de estos dos sujetos, el hecho de contar con una legión de fans compuesta de cinéfilos novicios, frikis contradictoriamente alternativos, amantes del gore e individuos aún en estado de shock tras la mutilación auditiva perpetrada por Michael Madsen en Reservoir Dogs, este hecho repito, junto al favor, incomprensible a veces, de la crítica, supone un quitamiedos excelente para lanzarse al vacío que supone emprender una producción que cualquier productor cinematográfico nos rechazaría sin dudar al resto de terrícolas.

Por otro lado, siempre es deseable una mejor calidad en las películas. El 50% de Rodríguez, llamado Planet Terror, sin ser excelente, cumple el propósito de entretener a todo aquél que sabe qué tipo de película va a ver. Es más, reconozco que el gore agridulce de Rodríguez me sigue pareciendo gracioso.

Pero Death Proof no es, artísticamente hablando, tolerable. A los fans INCONDICIONALES (sí, en mayúsculas) de Tarantino les habrá encantado, porque contiene los dos ingredientes básicos de la coctelera del director, diálogos y violencia, y a su más puro estilo. Precisamente por esto, notamos cómo la fórmula que tan bien ha funcionado (en media docena de películas solamente, eso sí) empieza a perder frescura. Le sucede como a un equipo de fútbol que juega muy bien y siempre gana, pero en todos los partidos juega igual. Al final sus rivales se aprenden de memoria su estilo y ya no le resulta tan fácil la victoria.

Parece que a Tarantino, para dotar de éxito su película y, simultáneamente, seguir cultivando su status de director de culto, le basta con los siguientes componentes en su fórmula:
a. Que en los créditos aparezca el nombre de Quentin Tarantino. Imprescindible.
b. Que el mismo señor Quentin Tarantino aparezca en un papel secundario, obligatoriamente de talante cómico, para el deleite orgásmico de unos fans incapaces de valorar cualquier don interpretativo.
c. Inclusión de personajes/elementos de producciones anteriores, así como una estrella mítica del celuloide semiolvidada (John Travolta, David Carradine, Kurt Rusell) y descubrimientos de nuevos talentos los cuales, segurísimo, se convertirán en cotizadísimas estrellas a partir de ahora.
d. Diálogos surrealistas, alrededor de una mesa o dentro del coche, sin ninguna trascendencia para la trama pero interesante para el trabajo de campo de contrastar cuántos "fuckings" puede exhalar una boca humana.
e. Violencia, aunque más sutil y con más moderación (lo que no implica "mejor") que la que usa Robert Rodríguez para dotar de identidad a sus obras.

En su última película, el de Knoxville, Tennessee, usa y abusa estos elementos hasta el paroxismo, pero prescindiendo de una premisa para todo cineasta: la necesidad de contar una historia.
No creo que suponga un spoiler el afirmar que en Death Proof no sucede nada. Sólo hay diálogos y persecuciones (menos) y choques y encontronazos al estilo Chase HQ (más). Además, los que disfrutamos en su momento con las reflexiones acerca del Like a Virgin en Reservoir Dogs o de los establecimientos McDonald's en Europa en Pulp Fiction, no podemos sino abominarnos ante el escaso carisma de los diálogos, absurdos, sin interés ni gracia y, sobre todo, eternos; centrados más en relatar las vivencias sexuales de las protagonistas (las cuales nos interesan más bien poquito) que en realizar aportaciones a nuestra cultura pop.

Está bien que de vez en cuando permitirse homenajes a ítems de nuestra cultura adolescente, como hizo con Kill Bill, pero eso siempre debe subyacer en un estrato formal, estético. No es suficiente para concebir una obra redonda.

La gasolina, es decir el talento, se le ha agotado pronto al señor Tarantino.